viernes, 16 de noviembre de 2018

Curitiba

Me reconoce de inmediato como a un par y se me acerca.
¿Ese es el Bob Marley? me pregunta señalando mi remera.
Si, ¿ te gusta?
Me gusta más el otro, el John Lennon, pero los dos luchaban por la paz, eso importa declara juiciosa. Hablamos un rato de Marley, Lennon, Bono. Ella recuerda que también estaba Renato Russo...y Cazuza. Cantamos un pedazo de “O Tempo Não Para” medio a los gritos y algunos comienzan a mirarnos raro. Me da un beso y nos despedimos, Ya hable con tu mujer en el “posto” me grita y se va, abriendo un surco entre el gentío que se aleja de ella. 
Es la mujer salmón de Curitiba, la lucha le viene en los genes, por eso no le importa. Ella sabe... y yo también.

Volver a Ciudades


jueves, 15 de noviembre de 2018

Rdodesta Teresita


El insectoide arribó a la nave del Capitán con las manos vacías. No quería molestar pero no sería la primera vez que el habitual comprador de antigüedades rompiera su soledad invitándolo a comer.
Y no se equivocó. El capitán celebró poder departir con alguien más que las máquinas que atendían sus necesidades.
—Llegas a tiempo, camarada. Estaba examinando una pieza fenomenal proveniente del mismísimo planeta Tierra.
El visitante fingió interés.
—Oh, ¿que podría ser tan valioso, Capitán? ¿Algo como ese fantástico juguete en forma de + con un humano clavado en el centro?
—Algo mejor, mi curioso amigo. El cuerpo de un animal original, sin alteración genética alguna.
—¿Puedo verlo?¿Es comestible? —zumbó ansioso.
—Este pequeño alguna vez surcó los cielos terrestres, observa sus pequeñas alitas —exclamó con aires de profesor, sosteniendo en la mano un hipocampo disecado, pegado con silicona a una valva de molusco —. Míralo, ni siquiera tiene patas, se fijaba al exoesqueleto calcáreo mediante segregación pegajosa.
—Es color azul, semejante a las Fhrizyxukas maduras, ¿Que sabor tendrá?
—Jajaja, toma color azul cuando hay clima seco, cuando hay humedad en el ambiente su piel se torna rosada. De esta manera daban importante información a toda la bandada.
—¿Tenía nombre este apetitoso ser volador?
—Claro, bruto —dijo mostrando la inscripción de la base.
«Rdo. de Sta. Teresita.»*
El insectoide suspiró:
—Rdodesta Teresita, eres un tesoro….
La computadora central los interrumpió: ¡Capitán , la cena está servida!



*Santa Teresita, localidad Argentina.



miércoles, 14 de noviembre de 2018

Umbr Ella

Ella se fue. Definitivamente, dijo.
Vos te quedaste parado junto a la puerta, jugándote la posibilidad de no volver a verla, solo para darme la última chance de revertir el desastre.
Afuera llueve fuerte. Si te deja, me deja. Si vuelve es por vos, pero también por mí­.
Ahora, los dos esperamos ansiosos el timbre.


lunes, 12 de noviembre de 2018

Prueba y error

—Le añadiré sólo tres gotas, ¿de acuerdo? —preguntó la doctora a su joven ayudante.
El muchacho asintió guiñando un ojo. A ella le falló el pulso y volcó la probeta del material.
Una semana completa les llevó volver a tener todo preparado. Habían superado el paso anterior y estaban cerca de culminar el experimento.
—Creo que hace demasiado calor aquí abajo —comentó la doctora desabrochando la pechera de su guardapolvo.
En ese preciso instante, su ayudante tuvo un repentino acceso de tos que contaminó todas las muestras.
Otra semana completa de cultivos. Esta vez controlaron la temperatura, nada podía fallar.
Cuando culminaron todo el procedimiento se felicitaron emocionados, se abrazaron, se besaron en ambas mejillas y luego de un instante de duda… sus labios se unieron en un apasionado beso, ante la mirada curiosa de los ratones albinos.
En completo estado de excitación, volcaron lo que había sobre la mesa de trabajo y comenzaron a tener sexo allí mismo, de manera torpe y salvaje. Era de madrugada cuando se fundieron en un grito final de placer.
El experimento había vuelto a arruinarse y esta vez no les importó. Ya querían volver a intentarlo.

Mundo Vésre

Aquí, los payasos se maquillan un gesto de sufrimiento permanente y ofrecen su triste número en los velorios, las catástrofes y las ejecuciones. Son personajes aborrecibles de melenas lacias y oscuras.
En contrapartida, se dice que bajo su falsa mueca de dolor, ocultan una profunda y secreta alegría imposible de borrar.

domingo, 11 de noviembre de 2018

El impostor

—”Vine a Comala buscando a mi padre.”, dijo el ricachón al detective.
—¿Y como le hizo pa’ encontrarlo, abuelo?
—Nunca lo encontró. En su lugar, preparó a un bribón del pueblo pa’ que se hiciera pasar por el susodicho.
—¿Y el catrín se lo creyó?
—Ya lo creo que lo hizo, m’ijito, pero no lo quería pa’ reconciliarse, fíjate. Ni bien estuvo a solas con aquel payaso, le pegó un tiro en la frente.
—Híjole abuelo, ¿y cómo terminó la historia?
—El platudo dejó una montaña de billetes y desapareció para siempre en el desierto.
—¿Y qué pasó con el detective?
—Después de eso, dejo las investigaciones y se dedicó al whisky. Andaba de bar en bar, llorando. Decía algo de que su hijo era un asesino. Así es por aquí, m’ijo; lo que viene con el viento, el viento se lo lleva.



Homenaje a México y a Juan Rulfo.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Multiplicación de la estupidez

Miro en el espejo la cara de ese «bueno para nada». No la soporto, la bronca se hace puño y ahora cientos de estúpidos se chupan los nudillos desde el suelo.







jueves, 8 de noviembre de 2018

Extrañas noches

—Entonces, el lunes...
—El lunes soñé con los muchachos del liceo; que se morían todos.
—Por su culpa…
—Es verdad, pero por accidente. Desperté llorando.
— Continúe..
— El martes soñé con mi casero. Él me recriminaba por la muerte de mis amigos. Que los abandoné, me gritaba.
—Y entonces el miércoles...
—Soñé con el trabajo. Mis compañeros susurraban a mis espaldas. Luego entraba un grupo S.W.A.T. y me llevaban detenido. Debe ayudarme doctor. He pasado los últimos dos días bebiendo café para no dormir.
El diván del psiquiatra era tan cómodo...
—Señoría, según los resultados de mi entrevista, el acusado está en pleno uso de sus facultades mentales. No me consta que no haya actuado con premeditación.
—Pero... doctor, usted prometió ayudarme. ¿Es que estoy dormido? ¡No!, que alguien me despierte. ¡Suéltenme!¡No me lleven, es un sueño, noooo!

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Dos girasoles

—Hola, que bueno verlo por aquí. Pensé que tal vez no volvería.
—¿Por qué? dijo que mi encargo estaría el martes, hoy es...martes.
—Perdone —respondió algo avergonzada —supongo que me pareció un poco raro que alguien compre dos girasoles. Aquí viene mucha gente y nadie regala flores tan grandes, sin perfume, tan...agrestes..
—Son para una persona muy especial.
—¡Seguro! ¿Una chica a la que le gustan los girasoles?
—No se si le gustarán, pero quiero enviar un mensaje ¿Conoce el idioma de las flores?
—Bueno, he oído de la pasión de las rosas rojas, de la pureza del jazmín...cosas asi.
—Los girasoles significan "solo tengo ojos para ti y te doy mi admiración”. Son ideales para una declaración.
—Ah,  que mujer afortunada.
—Ojalá ella piense lo mismo.
—¿Piensa llevárselos? Son demasiado grandes para andar por la calle con ellos, le convendría nuestro servicio de entrega.
—Esa es una buena idea.
—Allí en la caja le darán una tarjeta donde escribir la dirección.
—Muy bien, si tengo suerte volveré pronto por más flores. Adiós.
Media hora después, el dueño de la florería le preguntó:
—¿Conoces al de los girasoles? El idiota anotó la dirección de nuestra florería.



martes, 6 de noviembre de 2018

Vade retro

—Ven aquí hijo mío. Te enseñaré la oración a San Benito para espantar a las malas personas y su perniciosa influencia. —Sus palabras se van apagando a medida que me alejo —: ¡Oh, glorioso San Benit...!








lunes, 5 de noviembre de 2018

Domingo

—Oiga vecino, ¿no debería cortar el césped. ¿Acaso no le da vergüenza?
—¡Cierre el pico, entrometida! —Le contesto fastidioso. Su marido llega con la intención de apaciguarme.
—No le hable así, ¿no se da cuenta que es un buen consejo? Su casa se vería más bonita con el jardín arreglado.
—¿Y a ustedes desde cuando les interesa cómo luzca mi casa? —Pero sé que han ganado la batalla.
Aparto el diario, dejo la cerveza y voy a sacar la podadora ante su mirada satisfecha.
Dos horas después, la pareja de calandrias baja del muro a comer los bichos que brotan del pasto cortado. Ni siquiera me agradecen.






sábado, 3 de noviembre de 2018

Instantes

Mi primera reacción fue ahogar un grito de terror cubriéndome la boca con la mano.
Tu mejor botella de whisky hecha añicos, el regalo de tu compadre... Eso era más que suficiente para ganarme una de tus palizas memorables.
Mi segundo pensamiento fue, viendo crecer el charco de sangre, que nadie sobrevive a semejante botellazo.


jueves, 1 de noviembre de 2018

La lista

—Repasémos todo de nuevo,  no quiero que falte nada: ¿capita?
—¡Lista!
—¿Mora?
—¡Lista!
—¿Colonia?
—¡Lista!
—¿Materia?
—¡Lista!
— ¿Persona?
—¡Lista!
—¿Idea? No,  con esto bastará.



miércoles, 31 de octubre de 2018

Especial Halloween

Time's changing
Tal vez fue el tiempo que llevaba viviendo solo, tal vez la mayoría de sus amigos había muerto, quién sabe. La cosa es que el viejo dijo: —¡Truco!¡Sí! Voy a traer la baraja y los porotos.
El pequeño zombie, el esqueleto enano y el diablito se alejaron algo asustados mientras él regresaba contento: —Tiramos los reyes y hacemos dos treinta...

Dulce o Truco
—¿Quién es?

Una voz familiar me respondió del otro lado.
—Abre la puerta, soy yo.
Abri la puerta y me desmayé al comprobar que, efectivamente, era yo.



En simultáneo
En el mundo de los muertos preparan un baby shower. Es para la flaquita, la que murió de parto. Todos la colman de felicitaciones y buenos deseos.
En el mundo de los vivos reinan el llanto y la tristeza cuando el médico les da la terrible noticia.






martes, 30 de octubre de 2018

Ultimátum

Mi primera cana en la barba. Brillante, altanera, oprobiosa.
La raspo con la uña del índice, como si se pudiera borrar...
Sigue allí, advirtiéndome: — ¡A ver si te dejás de hacer boludeces, vos, que ya no sos ningún pendejo!








lunes, 29 de octubre de 2018

Gallito

Con la paciencia como religión, la boca del pozo, profunda y oscura, saborea cada uno de mis pasos de ciego.
Me quito la venda y me alejo despacio. Sus improperios endulzan mis oídos.









domingo, 28 de octubre de 2018

Mi abuelita IV

Ser la hija del funebrero, le enseñó lo ingrato del trabajo de preparar un muerto; también, que a cierta edad, la muerte es una certeza.
Después de cumplir noventa, adoptó la costumbre de irse a la cama bañada y maquillada.













sábado, 27 de octubre de 2018

Talismán

Frente a la vieja copa, vuelvo a recordar mi niñez, un atardecer en el patio de la casa grande.
—¿Y eso? —pregunté.
—Esta es la copa de tu abuelo —dijo mi padre.
—¿Puedo beber? —Mi padre suspiró.
—Eres muy joven.
—¿Para beber?
—Para entender —respondió mirando a la nada.
Hoy se ha vendido la casa grande y entre unos muebles la encontré. Es lo único que queda de aquellos años. Destapo un vino y la lleno. El diamante rojo juega con el vidrio verdoso. Bebo un sorbo y suspiró largamente.
—¿Qué haces, viejo? —Mi hijo me sorprende ensimismado.
— Ven, te contaré una historia...

 

viernes, 26 de octubre de 2018

Ventura

En algún punto del precario sueño de viajero, me despierta la sensación de ser observado. Hay un bebé asomado a mi asiento. Su mirada quema como un láser. ¿Mirada de asesino serial, o de nuevo Mesías? Impredecible huevo kinder... Todas las posibilidades habitan el enigmático brillo de sus ojos.

jueves, 25 de octubre de 2018

La piña

—Eh, ¿sos pelotudo? ¿Mirá como me dejaste el auto?
—¿Yo soy el pelotudo? Si vos te mandás en rojo imbécil. Me destruiste la chata.
—Yo vengo cruzando bien, la puta que te parió. Vos venís a los pedos y boludeando. Ahora te vas a hacer cargo porque te rompo todo.
—¿A quién vas a romper? Vení cagón
Volaron las primeras trompadas y los puños atravesaron sus cuerpos como si fueran de aire.
El accidente había sido más grave de lo que ellos creían.




miércoles, 24 de octubre de 2018

Ateo


—Quería que me tatúes aquí en el antebrazo, "Dios proveerá”...
—Ah, no cabrón, a mí me pagas por adelantado.









martes, 23 de octubre de 2018

La primera invasión

—Señora, debo pedirle que cuide a su hijo. Estaba sobre los parterres, ¡ha cortado flores de las nieves!
El guardián del parque trae al niño colgando del cuello de su traje de marinerito.
—Cuánto lo lamento, señor. —responde la madre, y dirigiéndose al niño —Adi, cariño, ¿porque has hecho eso?
Adi la mira fijo y con los ojos llenos de lágrimas, le ofrece las flores:
—Para ti, madre, feliz día...
Ella lo envuelve en un tibio abrazo y mira al guardián, que con un gesto le indica que reciba las flores.
—Adiós Adi, se buen chico—lo despide revolviéndole el cabello —Adiós Frau...
—Hitler, Klara Hitler.

lunes, 22 de octubre de 2018

Gladiador

Veo al centurión girar y abandonar la lucha, tal vez harto de la sangre, los gritos o el calor.
—¡Cornelius! ¡Vuelve aquí! —le grito.
 Me preocupa su actitud, es buen soldado y me ha salvado la vida varias veces en la batalla. 
—¿Adonde crees que vas? 
Me mira con desprecio, sin detenerse.
—Renunció, maestro, estoy podrido…
—¿Cómo dices? No puedes, te matarán...
—Podrías salvarme vos está vez, digo, para variar.
Ahí pierdo yo los estribos y el acento romano.
—¿Me querés explicar que te pasa, Cornelius?
—¿Que me va a pasar? Ya fue, loco, no doy más. Sin sindicato, laburando de noche... y después hay que escucharlo al señor, hablando del salvajismo del sistema, de los derechos del laburante. Me tomás de boludo al final...
Miro sus pies, va calzado con unos enormes zapatos de payaso.
Ese detalle me aclara la situación, nunca antes había tenido un sueño lúcido.
Al rato estamos en Saint Tropez, una cerveza en cada mano, mirando a las chicas contra el atardecer del Mediterráneo. Cornelius sonríe, ya está mejor.

domingo, 21 de octubre de 2018

Cajita feliz

El asombro, el asco, la avaricia, la alegría, la vergüenza y el horror. Todos mezclados sobre la sencilla mesa del local de comidas. Del último bocado de hamburguesa, asomaba la mitad de un anillo de brillantes.
Corrió a vomitar mientras lo escondía en el bolsillo.










sábado, 20 de octubre de 2018

¡Chupe por bobo!

Le dio papaya y la bomba le cayó en el medio del rostro. Una sola, contundente, demoledora. No hizo falta una segunda, no hubo respuesta.
Gordillo lloraba, nosotros, sus compañeros tratábamos de consolarlo.
Él eludió la pelea lo más que pudo, hasta que la cosa se le puso tenaz.
El Gallego era dos años más grande y más fuerte. Un Aquiles. Una sola trompada era suficiente para esconder a Gordillo bajo tierra. Pero a veces las cosas son así, inevitables.
Después de recibir ese nocaut del más agüevao de la escuela, el Gallego ya no volvió a ser el mismo, Gordillo siguió siendo el mismo caído del zarzo de siempre y yo me rendí a La Fontaine.


viernes, 19 de octubre de 2018

Impaciencia

La zarza que ardía sin quemarse habló y Moisés preguntó asustado:
—¿Quién eres?
—Soy tu Dios.
—¿Y cómo puedo estar seguro?
—Porque te lo dice una zarza ardiente.
—¿Y si fuera una especie de truco o...
—¡Maldito seas Moisés, soy tu Dios y punto!






jueves, 18 de octubre de 2018

Magistral

Por temas del corazón
fui a consultar al galeno
me dijo: Tenés veneno,
te receto un gran amor.

Y llevé la prescripción
muy contento a la botica
donde me atendió una chica
que terminó la faena.

La receta era muy buena
pero costaba un montón.


miércoles, 17 de octubre de 2018

El ciclo del petróleo

—Papi, ¿de dónde viene el petróleo?
—Te contaré una historia. Hace millones de años, la tierra estaba poblada por unos animales colosales que, luego, por causas no muy establecidas, se extinguieron. Todo lo que sabemos acerca de ellos es por sus huesos. Imagínate, bestias gigantes con un cerebro diminuto y aún así, dominaron la tierra. Eran similares a algunos de nuestros animales actuales.
—¿Como lagartos gigantes?
—·Jajaja, ¡Por Dios, no! Ellos se parecían más bien a los simios...

  

lunes, 15 de octubre de 2018

Número desconocido

A punto de desintegrarse en el cosmos, el ser de ectoplasma peinaba la galaxia a la velocidad de la luz. Su salvación dependía de conseguir de inmediato una fuente vital. No abrigaba esperanza alguna hasta que divisó aquel planeta azul brillante. Lo sintió rebosar de vida y si hubiese tenido una boca se hubiera relamido.
Cruzó las distancias en un vuelo desesperado. No pudo elegir donde posarse, tal era la velocidad y la urgencia que traía. Tuvo que conformarse con acoplar su plano energético a lo primero que encontró, un dispositivo de tecnología rudimentaria, aparentemente destinado a la comunicación. Ahora sólo podía esperar que el contacto con su donador se produjera antes que su muerte.
 

Al encontrar a la chica, los forenses juraban nunca haber visto nada igual. El cadáver se hallaba completamente seco. Su cara conservaba un gesto de indecible horror.
Cuando el celular que la joven aprisionaba entre el hombro y el cuello empezó a sonar, todos los presentes ahogaron un grito.




domingo, 14 de octubre de 2018

Drama

—Heme aquí, frente a la muerte, en toda su dimensión. La muerte viva, si me perdonas el oxímoron. Real, cruda...fatal.
Y dime, Patronio ¿cómo podría yo inmortalizarla en mis palabras?
Ese cuerpecito inerte, esa turbia mirada de mil ojos acusadores, sus extremidades crispadas por una angustia supina, las alas rotas que...
—Vamos, señor Conde, que solo es una mosca.





sábado, 13 de octubre de 2018

Gulliver en el pais de las mujeres

En este curioso lugar, las mujeres ocupan los roles de los hombres y viceversa. 
Debido a su insólito comportamiento, hombres y mujeres por igual, denunciaron a nuestro pobre aventurero. Lo llamaron loco, puto y brujo y a punto estuvo de morir en la hoguera.
Un relato en verdad a apasionante que Jonathan Swift jamás logró publicar.







viernes, 12 de octubre de 2018

Otra conquista

Bitácora de Cristóbal Colón
Seguimos navegando a ciegas en esta niebla verde y espesa. La tripulación empieza a desesperarse y nos queda poca comida. Volver no es una opción. Dios nos ampare.
--------------------------------------------------------
El marinero Rodrigo de Triana ha dado hoy la voz de tierra a la vista. Es una isla, suponemos que llegamos a algún lugar en las cercanías de Catay.

Bitácora de Huayna Cápac
La cortina de niebla que nuestros amigos del cielo plantaron frente a los venidos del este, funcionó tal y como lo anunciaron. Los barcos de los blancos no advirtieron el salto y siguen rumbo a la tierra de los amarillos.
---------------------------------------------------------
Junto a todas las naciones hermanas y los amigos venidos del cielo, estamos listos. Nuestros ejércitos y naves emprenden hoy la conquista del este, llevando a los infieles la fe verdadera de Wiracocha y la Pachamama.



jueves, 11 de octubre de 2018

La rodada

Los dos disparos sonaron casi al mismo tiempo.
Uno mató a la yegua que se mancó en la carrera que iba ganando. El otro terminó con la vida del infeliz que le apostó todo a sus patas.











miércoles, 10 de octubre de 2018

Panorama Político

El de arriba miró al de abajo,
el de abajo al de la izquierda,
el de la izquierda al de arriba,
y este al de la derecha.
Y el odio en el centro, uniéndolos a todos.







martes, 9 de octubre de 2018

El creador

En el centro de la galería, la diosa de ébano acapara todas las miradas, arranca suspiros con sus curvas sensuales.
Mientras los ricachones enloquecen admirando sus rasgos exóticos y compiten por hacerla suya, ella solo tiene ojos para el viejo de rostro arrugado, melena gris y manos callosas. Ese que a golpe de formón la fue liberando lentamente del tronco que fuera su prisión.








lunes, 8 de octubre de 2018

Los grises

Cuando el vecino molesto del quinto C por fin se fue del edificio, los del consorcio organizaron una gran fiesta. Eso sí, muy silenciosa y recatada.




domingo, 7 de octubre de 2018

Travesura

Lastima mis oídos el chirrido de mil frenadas al mismo tiempo.
El viento cambia de dirección abruptamente. Un estornudo recién expulsado vuelve a refugiarse en mi boca, es evidente que algo pasa.
Las mareas también cambian. Todos los peces del mar trastabillan y la aves en pleno vuelo chocan confundidas.
El anochecer va regresando al día y las brújulas apuntan al sur.
Dios ha girado la perinola de la tierra en sentido inverso. Todos ponen.




viernes, 5 de octubre de 2018

Buenos Aires

Otra vez voy tarde al trabajo. El aire veraniego es plomo fundido y para peor, veo pasar mi colectivo, pierdo la última esperanza de llegar a tiempo y evitar el discurso de mi jefe.
Casi al instante, escucho los bocinazos disgustados de los conductores y mis ojos no creen lo que ven: El semáforo está en verde pero mi colectivo sigue bloqueando la bocacalle, detenido, esperándome.
—Tal vez Buenos Aires no esté perdida —reflexiono. Un pequeño milagro en la ciudad de la furia.
Tras el parabrisas distingo al chofer, que me apura con un gesto. Aprieto el trote, conmovido por ese acto de solidaridad. Ya casi he cruzado la avenida cuando un deportivo sale de la fila en un arranque furioso, me embiste y vuelo por los aires como aquel torero del youtube
.
Un último pensamiento se evapora en el aire: —Buenos Aires está perdida.








jueves, 4 de octubre de 2018

El ciclo de la estupidez

Hace trece mil millones de años no había casi nada. Sólo una estúpida partícula flotaba en el vacío.
En algún momento, por alguna estúpida razón, la partícula estúpida explotó y la estupidez empezó a expandirse y expandirse. Así se formó este estúpido universo y el estúpido mundo donde vivimos nuestra estúpida existencia y así seguirá expandiéndose de manera estúpida hasta alcanzar un punto de inflexión donde la estupidez en su máxima expresión comenzará a contraerse y concentrarse estúpidamente hasta desandar su estúpido camino al punto de inicio.




martes, 2 de octubre de 2018

Miedo

Tus lentes, que son tú más que tú mismo,
acechan en aquel cajón. No pienso abrirlo.
 

lunes, 1 de octubre de 2018

Encrucijada

Sentado en el cómodo sillón de mi mansión, solo, con un vaso de escocés, repaso mi última novela de misterio. Mis ojos se van cerrando (o tal vez se abren), y ahora, en penumbras, ya en la cama, oigo a la tormenta castigar el techo de chapa mi ranchito. Huelo el calentador de kerosén, la abrazo, me duermo (¿o quizá despierto?). Ahora, de nuevo en la solitaria mansión, entre el sueño y la vigilia, hojeo las páginas con desinterés. Bostezo. Antes de ceder al sueño (o despertar), debo decidir cuál es la realidad y cuál es el sueño.
Dudo.