lunes, 30 de abril de 2018

Madrid/Prohibido

Sabía que llegarían en cualquier momento. Cinco días de ventas tranquilas en la plaza de Lavapiés era algo inusual.
El operativo empezó de improviso. Un escuadrón de policía desplegó en la plaza una maniobra de pinzas para que no pudieran salvar sus mercaderías. La brutal represión les dejaría claro a esos senegaleses que debieran volver a su país, no a plaza.
Los manteros huían pero el lazo estaba cerrado.
Él prefirió envolver su mercancía y permanecer tranquilo donde estaba.
Enseguida llegó un oficial que le ordenó soltar su manta, levantar las manos y tirarse al piso.
Intentó una objeción y recibió un convincente bastonazo sobre un golpe viejo. De inmediato su cara estaba contra el cemento y una rodilla se clavó entre sus omóplatos. Esposado y a los empujones subió a la patrulla y partió hacia la comisaría. Solo que no se dirigían a la comisaría...
La patrulla se alejó de la plaza y se desvió hacia un lúgubre descampado donde tendría lugar el final de esta triste historia.
— Hola mi amor. Rápido, no tenemos mucho tiempo.
—Te extrañe estos cinco días.
—Yo más, tenemos que encontrar otra forma de vernos.



Volver a Ciudades


domingo, 29 de abril de 2018

Mala costumbre

El chofer del colectivo me mira por un instante. ¡No! Soy yo quien me miro a mi mismo subiendo al colectivo. Y pienso: —Vengo con el horario atrasado y este mequetrefe que tarda en subir...
Asustado, me apuro a subir y me encuentro de frente con la mirada flamígera de un bebé que va en brazos. ¡No! Soy yo mirándome desde los ojos del bebé y siento miedo de caerme y me embriago del aroma del pecho de mamá.
Una mujer mayor con uniforme de limpieza contempla mi evidente turbación. ¡No! Yo me veo desde la señora en el piso y siento dolor en las manos y cansancio en el alma.
Cada vez más confundido, llego al último asiento, a sentarme junto a un borracho mal entrazado que me observa como ausente. ¡No! Yo me observo a mi mismo con la mirada empañada y siento la náusea que anida en la boca de mi estómago.
Aterrado, decido dejar de escribir historias en el colectivo.



sábado, 28 de abril de 2018

Muertos y degollados

El ciruja miraba extrañado la inútil montaña de zapatos izquierdos, todos nuevos. Lo sacó de su confusión la carcajada del cojo que lo observaba desde el balcón.

Forever blue


El dolor de espalda a la altura de los riñones y el olor a orines viene con el título de octogenaria. Cuando cada viaje al baño es una odisea en la que falta el resuello. Una película en sepia a través de sus ojos agotados. A todo habitante de aquel asilo le aflige la certeza de un final solitario. Las piernas le fallan, el andador se vuelca y siente el vértigo de caer en un abismo oscuro e infinito.Se despierta justo antes del impacto, en su habitación de adolescente. Todo fue un sueño y ella lo sabe. No es una vieja pero será una chica triste para siempre.

viernes, 27 de abril de 2018

Mala mía

Era una de esas mañanas de mente dispersa que todos tenemos a veces cuando, en un lapsus fatal, el rabí proclamó ante la turba: —¡Estará libre de pecado quien tire la primera piedra!

jueves, 26 de abril de 2018

Muñeca brava

Era un gato, eso está claro, pero se llamaba Sansón y con eso y un par bien puestos le sobraba para hacerse respetar y hasta temer por todos los perros de la zona.
Da pena verlo hoy, malparado, sucio y ciego por culpa de una ratita de nombre Dalila.

miércoles, 25 de abril de 2018

Tienes un 10

No sé qué gano yendo a clases si no tengo nada práctico que aprender. Odio la escuela y odio a los profesores. Especialmente a la Gandolfo, la de Lengua y literatura. La cara de lechuza estreñida. Así le dice Jorge Lugo (el narigón que sale con mi hermana).
Lugo y Fuentes (el gorila de tercero que siempre me molesta), la tomaron con ella. Lugo le inventa apodos y Fuentes le raya la pintura del coche y le pincha las ruedas. Si se llega a enterar pueden darse por expulsados.
Si supiera el odio que le tengo, la resentida del carajo seguro me mandaría a diciembre y marzo sin posibilidad de recuperarme. Pero yo no tengo miedo. Si fuera necesario, la denunciaría por comerse a Pisutti, el rubiecito de cuarto que me confesó su debut con la bruja de Salem (otro apodo gentileza de Lugo). Y también está lo de la petaca de whisky que chupetea en los recreos.
Nunca cumplo en hacer las aburridas tareas que manda. Ahora solo lo hago para demostrarle que son para subnormales y que en un día soleado como este es una crueldad dejar a un pibe encerrado escribiendo esta ridícula redacción de doscientas palabras.

X D +

Siguió el consejo de su abuelo: "Hay que guardar, para tener siempre".
Guardó y guardó y guardó hasta que se quedó sin "siempre".









 

martes, 24 de abril de 2018

Top Hit

—¡Oh! ¡Vuelvo a oír! ¡Milagro! —respondió confuso el recién llegado Luis.
Su alegría no duró, su humor pendulaba como un metrónomo.
—¿Qué lugar es este? ¿Morí y me encuentro en el...cielo?
—Calma Luis, no es el cielo pero tampoco es el infierno. Comprenderás que un don otorgado conlleva una responsabilidad. No has sido realmente malo pero tu soberbia y tu ira te han traído hasta aquí.
—¿Purgatorio? —Su interlocutor asintió —¿ Cuánto tiempo permaneceré aquí?
—Eso depende. Tu oído se ha restablecido para permitirte cumplir tu penitencia. ¿Recuerdas esa tonadilla dedicada a tu vecina, "Para Elisa"? .
—¿Esa tontería? Puede que sea lo peor que he compuesto —contestó su orgullo herido.
—Resulta que es tu obra más famosa, Dios sabrá por qué. Pero terminemos ahora este enojoso asunto —Su voz cambió al modo "tronido" —¡Luis van Beethoven, oirás atentamente «Para Elisa» cada vez que sea tocada, silbada, tarareada o reproducida por persona o aparato, en cualquier estilo, de día o de noche, hasta que el último mortal vivo la haya olvidado, momento en que ganarás tu perdón y el cielo!

—Ven querida, nuestra niña trata de tocar “Para Elisa”...

lunes, 23 de abril de 2018

Horas extra

Sabes bien quien soy y a qué he venido.  Debes venir conmigo. 
No estoy listo aún, te pido un día de gracia para ordenar mis asuntos.
De acuerdo.
¿Por qué sigues aquí? preguntó perplejo.
Porque este día sólo será una sucesión de muertes. 
Cansada, blandió la guadaña por sobre la capucha y antes de descargar el golpe, el huesudo rostro exclamó: —¡Esto no es vida!

Al lector

Del Manual del Escritor: "Si no se le ocurre nada, comience a escribir sobre cualquier cosa, esto servirá para disparar la imaginación..." En eso estamos…¡que mierda de inspiración!
Debo escribirles algo hoy. Hace días que no publico nada, me obsesiona la idea de que se me haya mojado la pólvora.
Segundo consejo: "Abra el diccionario al azar y lea la primera palabra que su dedo señale..." «Suicidio: Acto por el que una persona de forma deliberada se provoca la muerte.»
Creo que empiezo a entender...

Que alguien publique esto por mí cuando me encuentren.

Libertad

Alma de papel vuela libre con el viento. Planea y aterriza con gracia en el inmaculado jardí­n. La clava el pincho del cuidador y la arroja al tacho de la basura. Fin.

sábado, 21 de abril de 2018

Infinito

Cuando llegue el silencio último y final, si mi conciencia existe, escuchará eternamente tu canción.

La fe

Suena el agua de la ducha y el vapor comienza a subir empañando la mampara. Antes de entrar vuelvo a sentir esa molesta picazón en la nuca. Por suerte acostumbro a llevar el pelo muy corto, lo que me facilita la tarea de rastrillar mi cabeza con el peine fino de acero.
Un piojo gordo y vivaracho cae del peine al lavabo pataleando con fervor.
Maldigo la hora en que acepte ir a la pileta pública. Me dispongo a aplastarlo con la uña y un segundo antes de reventarlo lo escucho decirme:
—Pero señor... yo creo en ti.


viernes, 20 de abril de 2018

Pico de oro

Nunca necesitó la fuerza física para pelear sus batallas, era una fanática de las palabras.
Golpeó al gigante con aquel calificativo hasta que se rindió con los oídos sangrando.

jueves, 19 de abril de 2018

México D. F.

Lo primero en asomar fue la coronilla. Entre hilillos de sangre fue saliendo poco a poco la cabeza a esa luz potente, enceguecedora. El cuerpo cambió de ángulo y con el siguiente pujo pasaron los hombros. Medio trabajo estaba hecho. Oscilando en la estrecha cavidad surgieron sus caderas y por último las piernitas débiles y fláccidas completaron el advenimiento entre el llanto y la respiración ansiosa. Todo fue una mezcla de alivio y alegría. Una celebración de la vida.
Así parieron, en segundo nacimiento, los escombros del terremoto de 1985 a don Marcos Ochoa.



Volver a Ciudades


miércoles, 18 de abril de 2018

¡Ay Gordillo!

La bomba le cayó en el medio del rostro. Una sola, contundente, demoledora. No hizo falta una segunda, no hubo respuesta.
Gordillo lloraba, nosotros, sus compañeros tratábamos de consolarlo.
Él eludió la pelea lo más que pudo, hasta la más vergonzosa cobardía.
El gallego era dos años más grande y más fuerte. Un Aquiles. Una sola trompada era suficiente para esconderlo a Gordillo bajo tierra. Pero a veces las cosas son así, inevitables.
Después de recibir ese nocaut del más tonto de la escuela, el gallego ya no volvió a ser el mismo, Gordillo siguió siendo el mismo atolondrado de siempre y yo me rendí a La Fontaine.

martes, 17 de abril de 2018

Reinas de pueblo chico

Doña Luisa no sabe quién fue el primero en contar que ella es la mamá del intendente, tal vez fue ella misma en un descuido. Igual no podría culpar a nadie.
En la feria de Villa Escasa los mozos se pelean por llevarle la compra, todos la saludan y le preguntan por su hijo. Los tenderos la atienden primero y le ofrecen sus mejores mercancías a precio de costo. Alguno aprovecha a pedirle que interceda ante su hijo en algún asunto. Ella contesta con voz enojada que eso sería deshonesto e inapropiado, mientras guiña el ojo con una sonrisa de lado.
Doña Luisa no sabe quién fue el primero que lo contó pero recuerda haber leído hace algún tiempo que el intendente se crió sin madre, en un orfanato de la capital.

lunes, 16 de abril de 2018

Ejemplos

¿Que es un minicuento?
Esto mismo mi querida.
¿Y yo podría ser un personaje de uno tuyo alguna vez?
Ya lo eres,cariño.
¿Y de qué va la historia?
De una idiota que no podía estarse callada.

domingo, 15 de abril de 2018

Dicen

Dicen que en la sierra hay un pequeño manantial.
Dicen que si remontas su curso hasta el principio llegas a una puerta.
Dicen que al mirar a través de su cerradura puedes ver de nuevo tu inocente juventud.
Dicen que es un manantial de lágrimas.

sábado, 14 de abril de 2018

Libre albedrío

¡La pregunta ofende mi razón! ¡Simplemente porque me niego a creer que somos meros títeres del destino!
Seguidamente sintió que una mano hectoplasmática ingresaba en su ano y subiendo por el espinazo tomaba el control de su cara, torciendo sus labios al pronunciar: 
Aunque tampoco quiero exagerar...

viernes, 13 de abril de 2018

Deudas

Papá ¿Porqué el cielo es azul?
Esa te la debo. respondió sin levantar la vista del celular.









Curitiba

Me reconoce de inmediato como a un par y se me acerca.
¿Ese es el Bob Marley? me pregunta señalando mi remera.
Si, ¿ te gusta?
Me gusta más el otro, el John Lennon, pero los dos luchaban por la paz, eso importa declara juiciosa. Hablamos un rato de Marley, Lennon, Bono. Ella recuerda que también estaba Renato Russo...y Cazuza. Cantamos un pedazo de “O Tempo Não Para” medio a los gritos y algunos comienzan a mirarnos raro. Me da un beso y nos despedimos, Ya hable con tu mujer en el “posto” me grita y se va, abriendo un surco entre el gentío que se aleja de ella. 
Es la mujer salmón de Curitiba. La lucha le viene en los genes por eso no le importa. Ella sabe y yo también...



Volver a Ciudades

jueves, 12 de abril de 2018

Mi abuelita

Y de tanto decir la verdad, al niño se le hundió la nariz como un ombligo en el medio de la cara.
Entonces vino el hada azul y lo convirtió en un muñeco de madera de verdad.

miércoles, 11 de abril de 2018

Tarde de perros

Cada otoño es diferente pero todos me recuerdan a aquel otoño.
Éramos jóvenes, vivíamos en la calle. Nos guiábamos más por el olfato que otra cosa. Así enseguida te encontré, con tu pelo rojizo algo desgreñado, en la puerta de la carnicería. Ibas al mercado para soñar con sus deliciosas mercancías, inalcanzables para los de nuestra clase.
¿Tenés algo que hacer? Ahora que viniste, no.Dijiste pícara.Vayamos a la plaza. Hay feria de comidas. En una de esas nos dan algo.
Por el camino, marqué el árbol de los enamorados con nuestros nombres y saludamos al flaco Fido que presumía una cadena dorada con su nombre.
Todo fue llegar y oler: hamburguesas, panchos, chorizos...daban ganas de aullar.
Nos acercamos a un puesto de choris con nuestra ensayada cara de lástima, orientando la cabeza hacia el humo. Cada vez más cerca, más cerquita.
Todo sucedió en un segundo. El vendedor trató de alejarte de una patada. Yo le lancé insultos y amenazas. Vos aprovecháste para robarle un chorizo y correr. A cruzar la maldita avenida. ¡No! Todavía huelo la goma quemada de las llantas del camión. Y ahí quedó tu cuerpo desangelado.. Y mi desesperación y la gente alrededor, solo por un rato...Basta, ya es suficiente...
Me llamo Ricardo y escribo esto desde la cárcel, mi novia era Gaby. En otoño siempre la recuerdo.

martes, 10 de abril de 2018

El viajar es un placer

Pasa la ruta. El motor empuja las ruedas que obedientes van rumiando kilómetros de asfalto. Adentro la fiesta, la vida en rosa. Hasta que un malhadado átomo, no digo ya un átomo, un electrón se desbalancea de su eje sentenciando la reacción en cadena. Los pequeños e infinitos eventos se suceden y las fibras del tejido del cuerpo de la correa dentada se separan en precoz despedida. El mal acecha bajo el capó decapitando válvulas sin piedad. Luego, zozobra, miedo, espera y una lucecita de esperanza que no quiere apagarse. Va a dar para treis mil reais, eu acho... Suspiro trabajado que apenas reprime al sapucay y aquel sorpresivo alpinismo de grúa que parirá una cana en mi sien.

lunes, 9 de abril de 2018

Ventura

En algún punto del precario sueño de viajero, me despierta la sensación de ser observado. Es un bebé asomado a mi asiento. Su mirada quema como un láser. ¿Mirada de asesino serial? ¿O de nuevo Mesías? Impredecible huevo kinder... Todas las posibilidades habitan el enigmático brillo de sus ojos.

domingo, 8 de abril de 2018

Nada se pierde

El globo reventó con un pequeño estruendo y devolvió tu aliento al universo.


sábado, 7 de abril de 2018

M'ijo el dotor

Escribo un cuento de profundos cimientos pero las palabras de abajo se mojan y huelen a humedad. Una sólida pared de rimas resulta demasiado delgada y se cuela el frío por entre los versos. Diseño un tejado de bonitas metáforas rojas que se derrumba a la menor brisa.
Calculo un final minucioso y queda siempre en falsa escuadra. Mamá dice a todo mundo que soy un gran ingeniero pero yo...yo quería ser escritor.


viernes, 6 de abril de 2018

Expiación

Muy bien señora, ahora necesito que se vaya de la casa porque voy a desnudarme y a comenzar con mi trabajo.
No comprendo. ¿Va a fumigar desnudo? ¿No es peligrosamente tóxico?
Tal vez, pero también es más justo.

Receta para un gran amor



Ingredientes:
 1 kilo de sinceridad
 1 kilo de amistad
 2 cucharadas de confianza
 1 docena de ilusión
 250 gr. de pasión
 100 gr. de comunicación
 1 litro de afecto
 Compromiso y deseo, cantidad necesaria.

Preparación:

¡Tire los ingrediente a la mierda y no sea ingenuo, que al amor le chupa un huevo TODO!

Saudade

Veo a Saramago desde la ventanilla del colectivo. Está ahí parado sin más. Nadie lo acompaña, ningún tumulto de autógrafos o paparazzis. Que el barrio de Once no es muy culto vamos pero, José Saramago! Mi primera idea es preguntarle. 
¿Qué? Tantas cosas..Si cuánto de él es producto de su infancia pobre. Si el tema de la ceguera lo une a Borges. Si se puede congelar el genio veinte años. Si el mundo fue y será una porquería (ya lo sé). Si conoció Macondo. Si después del Nobel siguió siendo el mismo. Si es la intermitencia de la muerte lo que le deja pasear tan tranquilo por Rivadavia tantos años después de fallecido...
Pero Saramago es un artista de las palabras y mi portugués de turista es vergonzoso. El colectivo arranca.

jueves, 5 de abril de 2018

El conjuro


El conjuro quebró el silencio de la noche.¡Vuelve a donde perteneces, monstruo! ¡Te lo advierto! ¡Abandona estos aposentos si no quieres despertar la furia de un monstruo mayor!. 
El infame ser se vio arrastrado por invisibles brazos.Ya en su cuarto, mamá monstruo levantó súbitamente el cobertor de la cama de su hijo y algo más serena le espetó: Ya hablamos de esto antes, Junior, no hay ningún niñito bajo tu cama.

En el barrio

-¿Ese es el que estuvo preso?
-No, ese es el que tuvo precio.


Nubes

Mira al cielo azul con ojos de niño, como hacía años que no le pasaba y se sorprende buscando en las redondeadas siluetas de las nubes.
Aquella parece un globo con todo y su canastilla. De pronto cambia su forma a la de un pez y al pez le brotan alas. Cosa del viento, piensa. El viento sopla fuerte en las alturas y él mismo se siente bamboleante sobre sus piernas.
Más allá surge una gran montaña gris que el sol convierte en furioso volcán rosado. Una mano lo saluda y se desvanece lentamente.
¿Cuál es el misterio de la naturaleza? Se pregunta. ¿La tragedia, el amor y la levedad de la existencia son parte de la esencia del universo? Tal vez así sea.
Baja con mucho cuidado de la cornisa al balcón. Ya no tiene ganas de tirarse.


martes, 3 de abril de 2018

Pesca deportiva

La cerveza se acercó al bote, como un tesoro flotante en medio de la laguna. El tipo miró en todas direcciones y no halló otra embarcación a la vista. Era un día caluroso y la lata estaba bien fresquita... y cerrada.

Cuando su mano la atrapó, un gran anzuelo emergió de ella y le atravesó la muñeca. Lo siguiente fue su figura desapareciendo rápidamente camino del barroso fondo.

Ego

Siempre o casi siempre he existido.
Me has invocado y aquí estoy.
Pero, yo pensé en ti como una entelequia, un concepto. El mal, el antagonista, lo prohibido, el camino a la perdición... Nunca consideré la posibilidad de tu presencia real.
¡Infeliz! Eres capaz de creer en la psicología o en sofisticadas teorías gravitacionales pero mi existencia te resulta inverosímil!
Ponte en mi lugar, poderoso señor, y observa  las implicaciones de este encuentro. La lucha al interior de la conciencia humana, el juicio del alma, el castigo eterno y finalmente, la justificación de tu persona  como el ejecutor de esa pena eterna y final.
Que ridícula pedantería la de tu insignificante estirpe. Soy el diablo, sí,  pero tengo mejores cosas de las que ocuparme que de las miserias de hombre y mujeres.