jueves, 12 de abril de 2018

Mi abuelita

Y de tanto decir la verdad, al niño se le hundió la nariz como un ombligo en el medio de la cara.
Entonces vino el hada azul y lo convirtió en un muñeco de madera de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?