viernes, 30 de marzo de 2018

SOID

—Dios me perdonará.
—Dios no existe.
—Dios me habló.
—Dios soy yo mismo.

—Dios, cuantas estupideces.












Ciudad del Este

Ruido, olores fuertes, movimiento, calor.
Calles como espigones donde personas
pescan a otras personas encarnando sus
anzuelos con precio imposible, oportunidad única, milagro. La ciudad nos obliga al contacto físico con la muchedumbre. Todo esta pasando aquí y ahora. Solo por estar, ya estamos jugando este antiguo juego de gatos y ratones.
Es la continuación de la selva en otra selva.
Mowgli pasa corriendo y grita que han matado a Han Solo, Rumpelstiltnskin vocea elixires mágicos, Arya Stark me ofrece un tibio chipá.



Volver a Ciudades


jueves, 15 de marzo de 2018

Opio de multitudes.

Era una cabeza parlante. Muy útil para la aldea, que carecía de casi todo. A pesar de no tener cuerpo, la redonda cabeza daba sabios consejos, anunciaba el clima, contaba historias edificantes, cantaba canciones a pedido con una voz muy bonita y era un milagro en si misma.
Pero era una aldea futbolera en una región futbolera de un pais futbolero.
De nada le sirvió rogar cuando la pelota de la aldea se rompió.