sábado, 21 de julio de 2018

Desasosiego

Su semblante reflejaba esa molesta picazón del alma que nadie puede rascarse.













viernes, 20 de julio de 2018

En la cancha

¡Que partido aburrido! Faltan cinco minutos para ponerle un manto de piedad a este cero a cero. Llevo una horita larga aguantando las ganas de orinar, esperando el milagro de un gol improbable, ya diría imposible.
Perdida toda esperanza, bajo las gradas apurado. Ya estoy llegando a la puerta del baño cuando estalla la multitud: ¡Goooool!
Vuelvo corriendo a la tribuna sólo para darme cuenta que la vida real no tiene repetición del gol. 
El árbitro pita el final y la marea humana corre al baño.

jueves, 19 de julio de 2018

Kryptonita

En la mañana gélida de invierno, el campesino está sentado en medio de la escarcha. Toma tereré, lleva pantaloncitos con camisa y dice a la cámara:
—¿Dónde está el frío? ¿Este es el frío? Yo tomo tereré helado de mañana y de tarde. Estuve en Brasil, trabajando en el desmonte, me picaron arañas y víboras y nada me hicieron. De ahí que me apoden “el hombre de acero”. Camino sobre la brasas en la fiesta de San Juan y no me quemo y las mujeres se enamoran y dicen: “Ahí va el hombre de acero”.
—A mí, déjenmelo a mí —pide el Padre Tiempo.


miércoles, 18 de julio de 2018

Sensible

—¿Alguien más va a querer plomo? Porque tengo balas como para despachármelos a todos, ¡malditos resentidos! —La voz metálica del androide resonó en el salón y ya nadie dudó de que tuviera sentimientos.

martes, 17 de julio de 2018

Bombay

La pila de platos sucios crece y crece.
Doblado sobre la bacha, Mohinder lava sin parar. Es una carrera contra el cansancio y el hambre, que también crece a medida que los clientes sacian su gula. Todavía queda mucho por lavar hasta la hora de comer, cuando finalice la jornada lavando su propio plato.







Volver a Ciudades


lunes, 16 de julio de 2018

Presencia

—Puesto que nadie me ve y nadie te cree, hagámonos amigos —me dijo el fantasma.

domingo, 15 de julio de 2018

Enmascarados

El grupo irrumpe violentamente en la casa de moneda gritando y amenazando con fusiles a los empleados. Menos uno, que les apunta con una banana y les grita: —¡Todos al cielo! No lleva máscara, porque él sí es Salvador Dalí.

sábado, 14 de julio de 2018

La trampa

Un solícito San Pedro me invitó a entrar. Y hubiera cruzado gustoso, de no haber advertido que la puerta solo abría desde afuera.

viernes, 13 de julio de 2018

Las aves


—¿Para qué sirven, pues? Para que el deseo y la ilusión de volar se nos metan en la cabeza. Entonces, como no podemos volar, las encerramos en su jaulita. Así funciona el sistema de justicia, Su Señoría.



jueves, 12 de julio de 2018

Confusión

Otro desmayo, con tantas veces debería haberme acostumbrado ya, pero siempre me confunden.
Evidentemente estuve inconsciente varias horas, ya es noche cerrada. Al menos no hace frío, ni calor.
Tengo que averiguar dónde estoy y volver a casa. Esto parece…. la granja de mis abuelos. Veo una luz en el granero. Por la ventana está la tía Gertrudis. ¿No había muerto? Gira a verme y la cabeza es una calavera horrible, podrida y agusanada. Viene por mí. Debo huir pero tengo pies de árbol. Entonces comprendo todo. Es una pesadilla, tengo que despertar. Voy a apretar los ojos bien fuerte y al abrirlos de golpe todo va a estar bien.
¡Por fin! Me incorporo sobresaltado y sudoroso. Entre las sábanas vislumbro la puerta con formas indefinidas que se me antojan letras. Al principio parecen no tener sentido, ahora veo mejor.
Dice M-O-R-G...


miércoles, 11 de julio de 2018

E pluribus unum

—Zark, cuentame una historia de tus viajes por el espacio.
—Déjame pensar...sí. Una vez, en una lejana galaxia, conocí a un ente muy particular. Su ser se componía de muchas criaturas existiendo en paralelo. Era al mismo tiempo masculino y femenino, joven y viejo, bondadoso y malvado. Poseía muchas otras cualidades y defectos en cada una de estas manifestaciones.
—¿Y tenía consciencia de su multiplicidad?
—En realidad eso es lo más curioso, cada criatura formando parte del "todo", intuía una instancia superior común y a su manera todas compartían sus experiencias. Muchas de estas manifestaciones le rendían verdadera pleitesía y el “todo” respondía a esta auto-adoración.
—¿Y como le llamaban? ¿”Todo”?
—Ni lo preguntes. Se mataban unos a otros por imponerle distintos nombres. Era un ser irremediablemente esquizofrénico.
—¡No te creo, eres un embustero Zark!





martes, 10 de julio de 2018

No corras

El perro persigue al gato y el gato al ratón. 
Y bajo la tierra, el humilde gusano espera a comerse el cuerpo de los tres. 
¿Fin? 
No.
También espera por mí,
y por tí.

lunes, 9 de julio de 2018

Empatía

El hombre mecánico pasó un brazo sobre mis afligidos hombros y me soltó un sentido "Biiiip".

A la deriva

Cuando logra reponerse del shock inicial comprende que debe idear la forma de salir de su situación. La calma es su aliada. Si pudiera encontrar un medio de enviar un mensaje, alguien acudiría a rescatarlo.
¡Lo que daría por tener un trozo de papel seco por pequeño que fuera!
Sentado sobre la tabla oye el rugir del agua embravecida que, en lugar de calmarlo, lo apremia. ¿Lo echará alguien en falta? Piensa en su madre...
Así pasa un tiempo que se le hace eterno, infinito, demencial.
Y cuando por fin decide terminar con todo de la peor manera, de la breve abertura surge una mano trémula, anónima, salvadora. Con dedos crispados atrapa el proverbial rollo de papel que evita el desastre.
Después se lava las manos, sale del baño y se incorpora disimuladamente a la fiesta.

domingo, 8 de julio de 2018

Conversaciones

Como muchas personas, tenía la costumbre de hablarle al perro. Asumió real dimensión de su soledad, cuando el can comenzó a contestarle.

viernes, 6 de julio de 2018

Para Juanchi

—¿Me querés? —me preguntó Juanchi.
Nos conocimos en la plaza. No sabía nada de su familia, tampoco iba a mi escuela, pero seguro vivía cerca. Los otros chicos no jugaban con él porque le gustaba gastar bromas a todos.
También era aficionado a los trucos de magia. Los ejecutaba para mí en una habitación de la casa abandonada.
Aunque la casa tenía aspecto tenebroso, a Juanchi no le importaba. Había entrado muchas veces y me invitó a acompañarlo. Así, ese lugar secreto, se hizo nuestro escondite especial.
Aquella tarde estaba más misterioso que de costumbre. Me dijo que estaba preparando un truco genial, que me iba a deslumbrar como ningún otro.
Pasaron dos semanas sin noticias de Juanchi por la plaza y decidí buscarlo en nuestro escondite de siempre.
Al abrir la puerta una mariposa voló a mi alrededor y se perdió en la tarde. El cuarto estaba vacío. Solo había una pequeña nota para mí, pegada en la pared. Decía: “¡He logrado convertirme en mariposa! ¡Hasta pronto, amiga!”
Nunca más lo volví a ver. Los chicos tampoco supieron decirme qué fue de mi amigo.
Tal vez con el tiempo lo olvide, pero dondequiera que estés, si alguna vez leés esto Juanchi: —¡Te quiero!


jueves, 5 de julio de 2018

Santurrón

Toda una vida alejado del pecado, le valió ganar las puertas del paraíso de los mediocres. Allí, el único beneficio consiste en evitar las llamas del infierno.

miércoles, 4 de julio de 2018

Kimberley

Recordó la imagen de su madre desolada, su infancia miserable en Soweto, la triste chabola de lata y en la oscuridad del socavón precario, sus lágrimas mojaron el diamante.





martes, 3 de julio de 2018

¿Ficción?

Al salir de la escuela sube a la minivan sin advertir que quien conduce no es su padre. Comienza el horror.


lunes, 2 de julio de 2018

Certezas

—Y al final del cuento, Don Tomás se da cuenta que su vida pasó sin advertirlo y la muerte le resulta incómodamente cercana.
—¿Y cual es ese cuento?
—El que tu escribas, Tomasito.









domingo, 1 de julio de 2018

Magia del amor

El momento crucial de la noche fue el vals de los novios.
Él le tendió su mano y ella lo abrazo con gesto cándido. Bailaron con gráciles pasos, sin dejar de mirarse a los ojos ni un instante. La música sonaba lejana, desapareció el salón, las luces, los invitados...solo existían los dos y su baile. Aquel que siempre habían soñado, ese que nunca habían tenido.
Y al terminar la música, volvieron lentamente a ser Ramona, la cocinera y Francisco, el mozo de la fiesta.