lunes, 7 de mayo de 2018

Sídney

El jet lag me mata. Es como vivir en un mundo gelatinoso de deja vú permanente.
Salgo a tomar aire al populoso centro de Chatswood y en plena Victoria Street me fundo con la multitud.
Camino entre gente apurada con sus compras y me llama la atención un payaso callejero de expresión angustiada. No parece estar actuando. Lleva una niña vestida con un suéter azul y negro de la mano. Caminan en contra del gentío en mi dirección.
No puedo dejar de mirarlos.
Cuando llegan a mi lado me interpela con desesperación:
—¿Conoce a P. Sherman de la calle Wallaby número 42?
Niego enérgicamente y salgo disparado a encerrarme en mi cuarto del hotel.



Volver a Ciudades


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?