sábado, 5 de mayo de 2018

Instantes

Mi primera reacción fue ahogar un grito de terror cubriéndome la boca con la mano.
Tu mejor botella de whisky hecha añicos, el regalo de tu compadre... Eso era más que suficiente para ganarme una de tus palizas memorables.
Mi segundo pensamiento fue, viendo crecer el charco de sangre, que nadie sobrevive a semejante botellazo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?