lunes, 9 de abril de 2018

Ventura

En algún punto del precario sueño de viajero, me despierta la sensación de ser observado. Es un bebé asomado a mi asiento. Su mirada quema como un láser. ¿Mirada de asesino serial? ¿O de nuevo Mesías? Impredecible huevo kinder... Todas las posibilidades habitan el enigmático brillo de sus ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?