martes, 1 de mayo de 2018

Naufragios

En la isla estaba al borde de la desesperación y el suicidio. No es que lo hubiera pasado peor de lo esperable, de hecho al final había logrado cierta comodidad, pero nada le parecía peor que esa vida salvaje, sin contacto con la civilización. Su aislamiento terminó el día en que apareció un barco de rescate.
Al volver, los primeros análisis de rigor le detectaron un caso de cáncer avanzado. Pasó sus últimas semanas en quimioterapia añorando su sencilla vida en la isla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?