martes, 29 de mayo de 2018

Choque de culturas

El capitán Valbuena se internó en el Amazonas atraído por la leyenda de la Ciudad de Oro.
Al segundo mes, se encontró rodeado por una temible tribu de antropófagos. El conquistador confiaba en imponerles su autoridad de poderoso mago mediante un truco de ilusionismo que había aprendido en Potosí del pícaro criollo Pedro Ordiman.
Aunque sólo lo acompañaban doce hombres hambrientos de los treinta y cinco que partieron desde Lima, ganó fácilmente la atención de toda la tribu al mostrar su casco vacío, meter su mano dentro y sacar un espejo de mano, varios collares de cuentas de colores , un pequeño catalejo y un pañuelo de roja seda.
Los milagrosos objetos pasaron de mano en mano causando asombro y veneración entre esas gentes; pero Valbuena nunca comprendió la lógica nativa.
De inmediato se construyó un altar para glorificar al sagrado casco y se procedió a matar y comer a los portadores del objeto mágico en sacrificio a los dioses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?