jueves, 31 de mayo de 2018

A todo gas

Era la broma perfecta. Llevarla a la fiesta en la moto de carreras y darle un buen susto maniobrando entre los coches a toda velocidad por la avenida.
Maldito día de los inocentes, pensaba mientras limpiaba la mierda por todo el asiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?