viernes, 25 de mayo de 2018

Alepo

Mientras salta entre los escombros recuerda la charla con su madre.
— Mamá, voy a tener que aprender otro oficio ¿Sabe?
— Hijo mío, tú has nacido payaso y payaso serás por siempre.
— Pero si ya nadie ríe en este lugar.
— Eso te vuelve imprescindible, hijo.
Una explosión cercana lo obliga a desviarse del camino al campo de refugiados.
—Va a estar difícil, mamá —piensa.




Volver a Ciudades

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?