sábado, 16 de junio de 2018

Lástima

El corcel negro galopaba como un rayo en la pista.
Después de la carrera escuchó murmurar a sus espaldas:

 —Pobre inválido.
Cuando se volvió, los dos pegasos ya volaban hacia el horizonte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te pareció esta historia?